Una proyección láser cocina el menú perfecto para Repsol

Suele decirse que la comida entra por los ojos, una afirmación que no es aplicable al “kebab” de la esquina, pero que los asistentes a la degustación de platos que acompañó a la presentación de la Guía Repsol en Madrid pudieron constatar.

La Guía Repsol es la guía de viajes más famosa de España, de ahí que, en el país de las tapas, el gazpacho y los pinchitos, no nos sorprenda el énfasis que la publicación pone en la comida. Sin embargo, esa clara orientación culinaria de la publicación complica en cierto modo sus lanzamientos. Con su gran riqueza gastronómica y todas las regiones españolas rivalizando por sus especialidades, es imposible hacer justicia a todos los platos de una sentada: ¿cómo elegir entre el chicharrón y la pringá o entre la tarta de Santiago y el turrón?

Mesas de un blanco-pantalla
Ese era el reto que el partner de Christie BNC Audiovisuales, la agencia de eventos MacGuffin, los directores de arte de Otu Cinema y la agencia de grafismo Romera Diseño e Infografía debían resolver. Todos ellos se emplearon a fondo para crear un evento que deleitara e intrigara a algunos de los críticos gastronómicos más severos de Europa. Cuando veinte de esos exigentes paladares se vieron en torno a unas mesas adornadas únicamente con unos manteles blancos y unos sencillos platos, también blancos, pensaron —como no podía ser de otra forma— que les esperaba, una vez más, un puñado de discursos interminables y de aperitivos diminutos.

De pronto los comensales vieron que sus platos se llenaban de un apetitoso mapping de videoproyección, y que los largos manteles desplegaban un asombroso recorrido visual por la herencia gastronómica española.

Óscar Testón, de Otu Cinema, rememora el momento: “Teníamos que conseguir que la producción visual fuera creíble para una persona sentada en una silla con un punto de vista muy cercano a la proyección. Necesitábamos máxima resolución y mínimo ruido, y fue cuando pensamos en proyectores WUXGA con tecnología láser”. A lo que Alfredo Cañas, director técnico de MacGuffin, añade: “Precisábamos mucha luminosidad… y debíamos meter seis proyectores de casi 6000 lúmenes en un espacio muy reducido, así que trabajar con otra cosa que no fuera láser iba a ser imposible por el ruido”.

Una proyección ultrasilenciosa
La tarea de encontrar proyectores ultrasilenciosos que no se caldearan tanto como un jefe de cocina en plena canícula sevillana recayó sobre BNC Audiovisuales, donde optaron por seis proyectores de diodo de láser Christie DWU555-GS con tecnología1DLP®, resolución WUXGA y 5400 lúmenes ANSI. Tres de los proyectores se montaron en vertical sobre las mesas, e iban equipados con una lente de 1.5 cubriendo un tercio de la imagen. La gran precisión en el blending y el warping fue clave para encajar las imágenes en los platos de los comensales. Un desajuste de un milímetro habría bastado para arruinar el efecto.

Juan José Vázquez Hernández, de Romera, la empresa que desarrolló los contenidos audiovisuales proyectados sobre platos y mesas, se entusiasma al hablar del mapping: “Ver la producción en directo fue mucho más impactante de lo que esperábamos. La calidad de imagen y luminosidad fueron destacables”.

La Presentación de la Guía Repsol 2016 demuestra la libertad creativa que la moderna tecnología de proyección pone sobre la mesa, y su capacidad para hacer realidad los conceptos más ambiciosos. Pero también que, a veces, ciertos factores de tipo práctico, como el nivel de ruido, pueden impulsar la idea o dar al traste con ella. Busque y encuentre el proyector adecuado, póngalo en manos expertas y ¡a disfrutar del banquete!